4 señales de que tu gatito puede tener bolas de pelo

Entonces, ¿acaba de adquirir un minino nuevo y se pregunta cómo saber si su gatete tiene bolas de pelo? Si no ha notado ningún cambio en el comportamiento de su gato, es posible que tenga bolas de pelo, pero probablemente sea mejor esperar hasta que los síntomas comiencen a desaparecer.

Un gato puede parecer estar bien, pero una vez que los síntomas de una próxima bola de pelo estallan, pueden volverse extremadamente agresivos y destructivos. Muchos gatos tendrán un ataque de bolas de pelo justo antes de comer. Esto puede hacer que un gatete no quiera comer, por lo que debes llevarlo al veterinario lo antes posible.

Otro síntoma común es una caída repentina del apetito. Incluso podría causar vómitos, que debes llevar a tu michi al veterinario de inmediato.

Hay algunos síntomas más que pueden indicar que su michi tiene algún tipo de problema con sus intestinos o vejiga. Estos signos incluyen micción frecuente o el gatete intentará orinar fuera de la caja de arena, diarrea y estreñimiento.

Si ve sangre en la orina, esto puede indicar una infección del tracto urinario. Esto puede deberse a un bloqueo del tracto urinario y puede curarse con antibióticos.

Si nota que su gato se esfuerza por orinar o está orinando excesivamente cerca de su área genital, esto podría ser una indicación de que tiene una infección del tracto urinario. Si su gato presenta estos síntomas, debe llevarlos al veterinario para un examen completo.

Existen otros síntomas que pueden indicar que su gatito tiene algún tipo de problema con sus intestinos. Su gatete puede vomitar o mostrar signos de deshidratación. Cuando comen, pueden tener problemas para masticar el lado de la lengua. Si su gato parece estar vomitando con frecuencia, debe llevarlo al veterinario.

También debes observar los síntomas de tu gato con la ayuda de un veterinario. Ellos podrán ayudarlo a determinar si hay problemas más serios en el trabajo. que hay que mirar.

También es importante echar un vistazo a lo que le está dando de comer a su gato. ¿Sabes qué evitar y qué ingredientes debes evitar?

Asegúrese de darles productos completamente naturales como croquetas y carne. Esto reducirá la posibilidad de que tengan problemas estomacales e intestinales. Evite alimentos como carne de res, soja y huevos.

Hay muchas formas de modificar la dieta de tu gato. Por ejemplo, es posible reemplazar ciertas cosas con alimentos de alta calidad.

Por ejemplo, puedes limpiar bien las orejas de tu gatito una vez a la semana, esto ayuda a evitar que se acumule la cera. También puedes darle a tu gatito un plato de agua de buena calidad.

Es posible que su gatete también necesite bañarse al menos una vez al mes. Hay varias cosas que puede hacer para mantener los oídos limpios y secos.

Todos estos signos son síntomas comunes que pueden indicar que tiene algún tipo de problema. Si ninguno de ellos te molesta, es probable que tu gatete no tenga ningún problema con sus intestinos o vejiga. Sin embargo, es mejor llevar a su minino al veterinario para descartar problemas graves.

Si encuentra que los síntomas de su minino son más graves de lo que son actualmente, debe llevarlos al veterinario de inmediato. No espere demasiado a que el problema empeore. Si el problema es lo suficientemente grave, es posible que se necesite una cirugía.

No querrás perder el tiempo tratando de solucionar el problema y arruinar la vida de tu gato. Si su felino tiene problemas con sus intestinos y / o vejiga, también podría tener problemas con otros problemas de salud. Algunos de los síntomas a los que debe prestar atención incluyen: vómitos, diarrea, sangre en las heces, pérdida del apetito, heces con mal olor, letargo y dolor al defecar.

Si cree que le han examinado los síntomas de su gato, asegúrese de solucionar el problema de inmediato. Nunca querrás estar en una posición en la que tu gatete sufra. Una solución simple podría evitar que el problema empeore.